© 2013. Clínica Swiss - Todos los derechos reservados.

Rejuvenecimiento Facial

Lifting Facial

Nuestro concepto de rejuvenecimiento facial parte de una cirugía simple, refinada, mínimamente traumática, con resultados siempre dentro de los parámetros de lo estético, y está dirigido a mantener o restituir los patrones de juventud.

La naturalidad de los gestos es nuestra guía para la cirugía. La cara debe parecer que no fue intervenida y las cicatrices deben ser imperceptibles.

Los rasgos de la persona son su principal capital y preservarlo es el nuestro. Nuestra especialidad es la cirugía exitosa, segura y profesional, cuyo resultado nunca va a ser una 'cara de cirugía'. Con frecuencia nuestros pacientes refieren que sus conocidos reconocen frescura en su rostro, sin asociarla a una cirugía. El balance entre las formas debe ser perfecto, no deben haber cambios abruptos de facciones ni de gestos.

En Clínica Swiss reposicionamos amigablemente a los tejidos desplazados por la "caída", respetando las formas naturales, las facciones y los patrones de envejecimiento de cada persona. Las estructuras vuelven a su sitio mediante procedimientos quirúrgicos combinados con otros no invasivos.

El concepto moderno de rejuvenecimiento abandonó la idea de lifting-estiramiento por la de lifting-elevación, reposicionando los tejidos donde trabajaron la fuerza de la gravedad y el tiempo.

No hay edad para comenzar a cuidarse. Tratar tempranamente pequeños estigmas mantendrá la cara joven durante más tiempo y se minimizarán las huellas de los procedimientos.

La endoscopia aplicada a la cirugía estética de la cara permite un rápido retorno a la actividad. Mediante pequeños abordajes imperceptibles (dentro del cuero cabelludo) y con anestesia local, se logra en pocos minutos y de manera ambulatoria lo que antes implicaba una anestesia general.

La belleza y juventud de los ojos se deben a los tejidos circundantes. Los párpados son delicadas estructuras tegumentarias (de tejidos) de la cara y cumplen complejas funciones que dejan su rastro con el paso del tiempo.

Su continúo accionar y la presión de las regiones vecinas, dan como resultado exceso de piel en el párpado superior, aparición o acentuación de "bolsas", ojeras y arrugas.

La corrección estética es posible para devolver al párpado tersura y reparar la laxitud devolviendo firmeza. Con esta cirugía conseguimos regiones uniformes, sin redundancia de tejidos ni relieves, sin tensiones deformantes ni cambios de la fisonomía.

En el párpado superior se practica una incisión que permitirá que la cicatriz quede enmascarada. En el párpado inferior, la incisión debajo del reborde de pestañas, también será invisible luego de la cirugía.

La intervención dura entre 15 y 30 minutos por cada párpado. Durante las primeras 48 horas se mantendrá una actividad reposada. Se permiten las tareas habituales. El párpado cicatriza increíblemente rápido y los puntos se quitan rápidamente para evitar marcas en la piel.

Mientras que el cuello sufre tardíamente los cambios del tiempo y la calidad de la piel, la región submentoniana ("papada"), lo hace en forma temprana, sobre todo aumentando la flaccidez y el depósito de grasa.

Nuestra cirugía de cuello permite modelar la grasa acumulada y tensar todas las estructuras, obteniendo un cambio sorprendente la mayor parte de las veces, en un procedimiento simple, que no dura más de una hora, donde el paciente puede retirarse por sus propios medios.

Detalles del Procedimiento


Descripción del tratamiento:

Cada tercio de la cara tiene aspectos únicos; no obstante, sea cual sea el caso, trabajamos para lograr firmeza en los tejidos sin distorsiones, mediante un reacomodamiento volumétrico reposicionando los tejidos a sus sitios originales.

Cada paciente es único, por ello se aplicarán las variables técnicas según el diagnóstico establecido en el preoperatorio.

Habitualmente se trazan pequeñas incisiones en el contorno auricular (contorno de la oreja), para que tras la operación sean imperceptibles. En el tercio superior de la cara, se puede trabajar mediante endoscopía, lo que evita cicatrices visibles en el cuero cabelludo.

Duración de la intervención:

En general es menor a tres horas.

Postoperatorio:

Como en toda cirugía, durante las primeras 48 horas hay una hinchazón progresiva. En este período se recomienda el reposo relativo y actividad de leve a moderada.

A partir del tercer día cede la inflamación y se puede usar maquillaje. De persistir equimosis o pequeños hematomas desaparecerán en 10 días.

En la primera semana, se retoman las tareas habituales y en la segunda, ejercicios físicos que no involucren la cabeza.